NOSOTROS

La arquitectura no solo es el diseño y la construcción de un edificio. El arquitecto es responsable de crear espacios donde el hombre alcance su “bienestar”, entendido como algo complejo: es el resultado del entrelazamiento de las condiciones sensoriales del lugar, es decir las que se “ven”, y las condiciones “ambientales o sensibles”, es decir las que no se ven pero se “sienten”. En esta labor, el color juega un papel protagonista, creando experiencias y sensaciones responsables de alcanzar ese complejo” bienestar”.

De ahí que defendamos el color como un actor clave en la gestión de la emoción y el bien estar de los espacios arquitectónicos. Nuestro estudio ofrece a empresas, particulares e instituciones una novedosa aplicación del color en la arquitectura, basado en una profunda investigación académica, internacional y global.

Sabemos, que tradicionalmente el color ha sido infravalorado, limitándose a ser considerado como “Decoración”, sin haber explotado todo su potencial. Sin embargo, el color permite alcanzar las sensaciones de bienestar como ninguna otra herramienta, consiguiendo transformar el comportamiento del hombre.El ser humano es emocional y al ser la percepción del color de naturaleza emocional, nos permite actuar sobre ellas. De ahí la importancia de una buena manipulación cromática.

Llevamos décadas estudiando e investigando la influencia del color en el hombre y en su capacidad de transformación de los espacios. Porque el color afecta al hombre en los planos físico, emocional y comunicativo.

En definitiva, nuestra propuesta tiene un valor intrínseco en la arquitectura, está enfocada al usuario optimizando al máximo las condiciones de las actividades en los espacios comerciales, sanitarios, privados, etc.

“La ociosidad es el arte de pasar por el tiempo y el espacio bella y transcendentalmente.”

Luis Barragán